Avanza la restauración de las pinturas de la Cartuja

La primera fase estará lista a finales de este verano.

Gracia y Sancho
Gracia y Sancho

La Diputación Provincial de Huesca ha invertido más de 2,5 millones de euros en el conjunto patrimonial e histórico-artístico de la Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes, en Sariñena, con el objetivo de recuperar su esplendor y devolver la dignidad al monasterio. Actualmente, avanzan a buen ritmo las dos actuaciones en marcha, las obras de creación del nuevo centro de visitantes y la restauración de las pinturas murales de fray Manuel Bayeu. Las dos intervenciones suman 921.000 euros.

El presidente de la DPH, Miguel Gracia, y la vicepresidenta, Elisa Sancho, han querido conocer este martes de cerca el desarrollo de los trabajos y en especial, aprovechar los andamios instalados para admirar de cerca el legado pictórico de Bayeu. En su visita, han estado acompañados de los responsables de la empresa adjudicataria -Ártyco- así como de otros responsables municipales de Los Monegros.

El nuevo centro de visitantes, que estará emplazado en las antiguas porterías, estará listo la próxima primavera. El edificio estará habilitado como centro de acogida, con zona de descanso, aseos y un área de información turística. Además, incluirá dos apartamentos para el personal que realice tareas de investigación o restauración vinculadas con el monumento.

La restauración de las pinturas murales de fray Manuel Bayeu que se está realizando actualmente en la nave de la iglesia finalizará el próximo verano. Es la primera fase de una serie de intervenciones que culminarán con la restauración integral de uno de los conjuntos pictóricos murales más importantes del siglo XVIII en Aragón. En total, son más de 2.000 metros cuadrados de pinturas murales que Bayeu realizó en el conjunto monacal durante más de 30 años. Se trata de una de las mayores manifestaciones de la pintura barroca aragonesa por su extensión, coherencia y significado, además de constituir la obra fundamental del que fuera cuñado de Goya.

La vicepresidenta de la DPH, Elisa Sancho, ha afirmado que “la institución continúa trabajando para dignificar este monasterio y las pinturas murales que alberga, así como para convertirlo en un motor de desarrollo económico y social para la zona de Los Monegros y para el conjunto de la provincia de Huesca” y ha anunciado “un ambicioso plan de intervenciones que superará los dos millones de euros de inversiones hasta 2024”.

Además de las actuaciones que están ahora en ejecución, durante este año está previsto llevar a cabo la restauración de la zona del claustrillo y patios interiores, la restauración de las zonas en riesgo de la tapia exterior y las pinturas de la tribuna. Todo ello supondrá una inversión estimada en un millón de euros. A ello se sumarían en 2023 y 2024 las restauraciones de la cubierta y los elementos estructurales del edificio de obediencias, las pinturas murales de la nave del crucero, cabecera de la iglesia y la cúpula y la intervención integral en el muro este de la iglesia.

Sancho ha defendido la necesidad de restaurar las pinturas murales de Bayeu para “recuperar y proteger este importante legado artístico” y, al mismo tiempo, “actuar en zonas que presentan riesgo para frenar su deterioro”.

Por su parte, la coordinadora del proyecto de restauración de las pinturas murales, Azucena Prior, ha explicado que los trabajos que se están realizando actualmente se centran en “la conservación de estas obras, mediante técnicas y tratamientos que aseguren su permanencia y a través de la retirada de materias superpuestas que ocultan o desfiguran la superficie de las pinturas de Bayeu”.

La zona a restaurar en esta cuarta fase de intervenciones en el Monasterio comprende la totalidad del programa pictórico y decorativo de la bóveda de la nave de la Iglesia, así como de sus muros. En estos, se narra la pasión de Cristo en nueve escenas pintadas al óleo por Bayeu y enmarcadas con molduras del escultor Pedro Salas. El propio Bayeu decoró la bóveda con cuatro pasajes de la vida de la Virgen María: la Visitación, la Anunciación, los Desposorios y la Presentación de la Virgen niña.

Hasta la fecha, la DPH ha acometido en tres fases las restauraciones integrales del atrio y de las cubiertas del conjunto monástico, se han realizado varias intervenciones en el edificio de obediencias y se ha sustituido la cubierta del edificio de las porterías. El coordinador de los equipos de actuación de La Cartuja de Las Fuentes, José Miguel Pesqué, ha indicado que “este conjunto patrimonial no solo es uno de los monumentos altoaragoneses más desconocidos, sino que es una caja de sorpresas porque cuanto más se profundiza y se trabaja en él más aspectos descubrimos sobre su historia y sobre su valor patrimonial y artístico”.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp