El sector del transporte sanitario reivindica mejoras

Denuncian que las localizaciones penalizan al mundo rural.

Imagen de las pancartas colocadas en Sariñena.
Imagen de las pancartas colocadas en Sariñena.

Las reivindicaciones de los trabajadores del transporte sanitario de Aragón también tienen su reflejo en la comarca de Los Monegros, donde, además de denunciar sus «lamentables» condiciones laborales, algunos de ellos han levantado la voz para desempolvar una demanda que lleva años sobre la mesa y que se mantiene sin solución: la necesidad de que la ambulancia de soporte vital básico asociada al centro de salud de Sariñena funcione 24 horas de forma presencial.

La lucha viene de lejos. A lo largo de los últimos años, colectivos médicos, sociales y políticos han elevado esta reivindicación en varias ocasiones a la DGA, aunque sin resultados. De hecho, la situación se mantiene igual. En Los Monegros, hay dos ambulancias de este tipo, una en Sariñena y otra en Bujaraloz, que, según explican desde el sector sanitario, atienden todas las urgencias que se presentan en los 49 pueblos del territorio.

La ambulancia de Sariñena cubre un único turno con presencia en el centro de salud, donde están de 8.00 a 15.00 horas, y durante el resto de la jornada, el personal debe estar localizado, disponiendo de 15 minutos para reunirse y dirigirse al lugar del aviso. «De media, nuestra intervención se demora entre 30 y 35 minutos, un tiempo clave si se trata de una urgencia vital como un infarto o un accidente grave», explica Lorenzo Escartín, técnico en transporte sanitario y miembro del Comité de Empresa. «Hay que acabar con la localización y de este modo, reducir los tiempos de respuesta, ofreciendo un mejor servicio a las zonas rurales, que, una vez más, son las más penalizadas», añade el monegrino, con 20 años de experiencia en el sector.

El sistema actual también perjudica a los trabajadores, que se ven obligados a realizar un sinfín de guardias para obtener un salario «decente», indica Escartín, detallando que la hora presencial se cobra a 10 euros y la localizada a 3. El personal que da servicio al centro de salud de Sariñena está formado por 5 personas.

La precariedad laboral es uno de los principales motivos de las movilizaciones organizadas por los trabajadores de este sector, que llevan en huelga indefinida desde el pasado 8 de abril. En Aragón, el transporte sanitario funciona mediante dos contratas públicas con empresas privadas: Acciona y Transalud. Desde el sector, se quejan de que un servicio tan esencial esté en manos privadas así como de la inactividad de la DGA, que, según explican, «ni vigila ni sanciona».

Los trabajadores llevan tiempo quejándose de la situación en la que se encuentran, con la negociación del convenio colectivo paralizada desde 2018 y con una deficiente situación laboral. De hecho, muchos de los técnicos cobran poco más que el Salario Mínimo y además, se abusa de contratos en prácticas.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp