Estoesloquehay se despide desde la ermita de Santa Ana

Francho Sarrablo y María Lorenzo ofrecen la última actuación.

Andrea Rí­os
Andrea Rí­os

Los vecinos de Torres de Barbués y su pedanía, Valfonda de Santa Ana, junto a visitantes atraídos de otras localidades, han podido disfrutar de un fin de semana diferente, en el que sus calles y plazas han sido el escenario de todo tipo de propuestas artísticas de gran calidad gracias a la celebración del festival Estoesloquehay.

A esta hora, la muestra artística rural, que aterriza cada año en una población diferente de la provincia oscense, se despide desde un enclave singular, la ermita de Santa Ana, donde los cantautores aragoneses Francho Sarrablo y María Lorenzo presentan su proyecto conjunto Olivera. El oscense cuenta con tres discos en solitario y un largo recorrido sobre los escenarios en distintas formaciones que van desde la Ronda de Boltaña hasta su reciente propuesta con banda; y por su parte, la turolense María Lorenzo ha presentado proyectos con una manufactura intimista y honesta con el violonchelo como instrumento protagonista. En Olivera, ambos rescatan algunas de las canciones relacionadas con la labranza de la oliva, principalmente las cantadas en Aragón, pero también fuera de estas fronteras. Se trata de un homenaje a los cantos que hablan del trabajo y la vida en el campo, pero desde la óptica del momento contemporáneo.

A lo largo de este fin de semana, han destacado además otras actuaciones como el multipremiado y aclamado espectáculo circense ‘Carman’, de Javier Ariza, en el que de la mano de su compañero de aventuras, Verdi el Seat 600, ofreció un delirante espectáculo para todos los públicos en la plaza de Torres de Barbués.

Durante la jornada del sábado, los actos se trasladaron a Valfonda de Santa Ana, donde, entre otros, el público pudo disfrutar del espectáculo de danza aérea y suspensión capilar de la artista colombiana Andrea Ríos. Ganadora con esta sugestiva propuesta de la convocatoria de residencias artísticas de Territorio Circo 2019, con el apoyo del Teatro-Circo Price de Madrid, Scimmie Volanti y el Centro Dramático Nacional, la artista ofreció un delicado y a la vez poderoso espectáculo con un mensaje ecológico que cuestiona la calidad del mundo que dejaremos a nuestros descendientes si no se produce un cambio de conciencia. Tras ella, y la ovación que siguió a su actuación, fue el turno de la compañía aragonesa D’Click, que puso en escena su reconocido y premiado espectáculo de teatro gestual, humor y circo ‘Isla’. Trepidante propuesta que parte de la alucinación de tres personajes náufragos perdidos que se necesitarán unos a otros para rehacer su historia y escapar de la adversidad. Un espectáculo premiado en numerosos festivales que, con riesgo e imaginación, combinaba elementos puramente circenses (como el mástil chino o las acrobacias) con un lenguaje escénico claramente teatral y que les ha llevado a obtener premios como a mejor espectáculo de circo aragonés en 2017, el primer premio del certamen de teatro Noctivagos en 2017 y diferentes premios en Circada 2019.

Al igual que el espectáculo anterior, el elenco de D’Click recibió una merecida ovación ante un auditorio lleno hasta la bandera. Una tarde amable y mágica llena de imaginación, poética, gestualidad y sentido del humor, de las que hacen de Estoesloquehay artífice y herramienta de transformación social, llevando innovadoras propuestas artísticas con el compromiso del acceso a la cultura que surge y se entiende desde el territorio.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp