Los jóvenes rapean contra el covid en Sariñena

El proyecto musical está impulsado por el consistorio.

El autor e intérprete de la letra es Abel Salinas.
El autor e intérprete de la letra es Abel Salinas.

Abel Salinas, vecino de la capital monegrina y de 21 años de edad, es el autor e intérprete del rap con el que los jóvenes dan la cara en Sariñena, con el ánimo de concienciar a sus iguales y en general, al conjunto de la sociedad de la necesidad de seguir las normas anticovid. El proyecto, que está impulsado por el consistorio, también pretende mostrar a este sector de la población como parte de la solución y desligarlo del sambenito de la irresponsabilidad.

«La mayoría actuamos de forma respetuosa y responsable y en algunos momentos, nos hemos sentido injustamente señalados. Hemos tenido la sensación de que nos han metido a todos en el mismo saco», señala el joven, que, a través de su rap, reprende a aquellos que se saltan las normas, paseando «como tontos» -dice la letra- mascarillas en la mano y dejando a un lado la distancia de seguridad. La canción apela a la empatía y a la unidad, con el fin de «parar esta bomba». «Por todos los que se han ido/ por todos los que no están/ por todos los conocidos/ por todos los que llegarán/ ahora somos uno en esta guerra sin igual/ buscaremos la victoria batallando sin reblar», concluye el rap.

La iniciativa tuvo su origen en el concurso Sarivisión organizado por la Agrupación de Peñas de Sariñena, que se desarrolló en pleno confinamiento y que contó con una gran respuesta. La peña vencedora fue La Zancarriana, con un tema compuesto por el propio Abel Salinas, que, según explica, tan solo unas semanas después recibió la llamada del consistorio invitándole a componer una canción que enganchara a los más jóvenes y que ayudara a crear conciencia social.

«A través de esta iniciativa, queríamos proporcionar a los más jóvenes un espacio en el que expresarse y compartir su visión de la pandemia, ya que ellos también han sufrido sus pérdidas a nivel físico y emocional. De hecho, han tenido que dejar aparcada su juventud, con todo lo que significa, ya que han perdido el contacto directo con sus amigos, sus espacios de reunión o sus actividades de ocio. Y la mayoría ha actuado siempre con responsabilidad, a pesar de que han sido señalados y demonizados en algunas ocasiones. Queríamos escucharlos y además, mostrarles que contábamos con ellos para salir de esta», explican desde el consistorio, agradeciendo la implicación de todos los participantes y colaboradores del proyecto.

Y el resultado ha sido extraordinario, gracias a la colaboración desinteresada de la empresa A Rodar Producciones Audiovisuales, que dirige otro monegrino, Pepo Cabellud. La grabación de la canción tuvo lugar en el estudio Sin Compasiones de Zaragoza y el resto de las imágenes del videoclip fueron tomadas en diferentes localizaciones del municipio de Sariñena, incluyendo al menos un plano de cada una de sus pedanías. El trabajo sumó la participación de cuatro operarios y se prolongó durante tres jornadas. Uno de los escenarios incluidos es el apeadero abandonado entre El Tormillo y La Masadera, según explica Cabellud, que quiso sumarse a este proyecto por su capacidad para mostrar la implicación y creatividad de los más jóvenes. A Rodar ha llevado a cabo la grabación y edición del videoclip, que se presentó hace tan solo unos días en Sariñena y que ya puede verse a través de Youtube.

Además del propio Salinas, el proyecto sumó la colaboración de otros 15 jóvenes del municipio, de entre 14 y 21 años, de los que muchos de ellos aparecen desarrollando diferentes coreografías bajo la dirección de Cristina Martínez. «La experiencia ha sido muy buena, por la implicación de todo el equipo y la oportunidad de trabajar con profesionales. Las imágenes tomadas tienen una gran calidad y además, permiten mostrar muchos de los atractivos de nuestros pueblos y en general, del mundo rural, muchas veces desconocido y poco valorado», señala Salinas, que, junto a otros compañeros, sigue componiendo e interpretando nuevos temas. El joven llegó a la música a través de su pasión por la poesía y dentro de sus anhelos, está seguir creciendo en estas disciplinas, sin descuidar sus estudios de Historia del Arte y Patrimonio en Zaragoza.

El proyecto no se quedará únicamente en el videoclip desarrollado. La intención del consistorio es darle continuidad, con la organización de una serie de campamentos vinculados con diferentes disciplinas audiovisuales y artísticas.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp