El CRA Monegros-Hoya celebra una convivencia para sus alumnos y sus abuelos en Sesa

El encuentro intergeneracional, que ha sido dinamizado con varias actividades, reconoce el importante papel de esta figura familiar en la educación y acompañamiento de los menores.
La jornada de convivencia ha tenido lugar este martes en la localidad de Sesa.

La jornada de convivencia ha tenido lugar este martes en la localidad de Sesa.

El CRA Monegros-Hoya tiene aulas en cuatro pueblos, tres monegrinos y uno ubicado en la comarca de la Hoya de Huesca, Sesa, donde este martes se ha llevado a cabo una convivencia intergeneracional, es decir, que ha contado con la participación de los abuelos y abuelas de los escolares.

 

La jornada ha comenzado a las 9.30 horas, con niebla y 0 grados en los termómetros. Una mesa llena de tarjetas de distintos colores ha servido de recepción para los pueblos visitantes en la plaza del municipio. Primero, ha llegado Curbe y después, San Lorenzo y Lalueza. Al ir acercándose, alumnado y abuelos han recibido su identificación, con el fin de dividir a niños y acompañantes por colores y dar inicio al programa planificado.

 

Aunque con un pelín de retraso, una vez todos reunidos, David Orta, director del CRA, ha dado la bienvenida a los asistentes: «Muchísimas gracias por vuestra complicidad, vuestro compromiso con el colegio y, sobre todo, con nuestros protagonistas que son los niños». Tras unas pequeñas indicaciones sobre el transcurso de la mañana, los grupos se han dividido por colores para dar inicio a la primera actividad de la jornada, una ‘Ruta Histórica’.

 

En esta ruta por el municipio, los niños, junto a sus abuelos o abuelas, han podido hacer un recorrido por las primeras cuatro edades de la historia: Edad Antigua, Edad Media, Edad Moderna y Edad Contemporánea. Tres de ellas se han ubicado en patios de casas de Sesa, convirtiéndolos en museos creados por los alumnos del CRA; y el último, en la Iglesia. Carteles informativos, espadas o castillos hechos de cartón y otras manualidades han sido los principales cuadros que han decorado estos cuatro museos, cada uno de ellos dedicado a las diferentes etapas históricas.

La Edad Media ha sido la etapa recreada en la iglesia parroquial de Sesa.

La Edad Media ha sido la etapa recreada en la iglesia parroquial de Sesa.

El director ha explicado la importancia de la escuela rural y en especial, de las convivencias en este tipo de centros: «Es todo muy cercano en las escuelas rurales, pero crear convivencias entre pueblos tan distanciados requiere de un gran esfuerzo, tanto de las escuelas, como de la AMYPA, los profesores y las familias».

 

Enseñar a los niños a convivir es un aprendizaje que van a ejercitar durante toda su vida. Lo que convierte a estos encuentros en unas prácticas de lo que en el futuro de los más pequeños va a ser una realidad innegable. Además, en este caso, la convivencia la han hecho cogidos de la mano por una de sus figuras más importantes durante su crecimiento: sus abuelos.

 

De hecho, y según ha explicado Orta, son mayoría las familias del CRA donde abuelos y abuelas tienen una gran presencia en la educación y en el acompañamiento de los más pequeños. Es por ello que, desde hace unos años, el CRA Monegros-Hoya ha convertido esta jornada en un encuentro intergeneracional. «Viendo esta realidad, quisimos poner en valor a la gente mayor y sobre todo que volviesen a la escuela, ya que hay un gran cambio en el sistema educativo respecto a cuando ellos estudiaban», ha señalado Orta.

La jornada ha supuesto además un punto de encuentro para personas de una misma generación que en su día compartieron colegio, trabajo o equipo de fútbol.

La jornada ha supuesto además un punto de encuentro para personas de una misma generación que en su día compartieron colegio, trabajo o equipo de fútbol.

Durante la mañana, se han podido ver encuentros entre los más mayores e intercambios de besos, lo que demuestra además que esta convivencia supone para ellos una oportunidad para encontrarse con antiguos compañeros de clase, de trabajo o de equipo de fútbol. Estas coincidencias se han dado a la hora del almuerzo, donde los más pequeños, junto a sus profesores, han ido al frontón del pueblo mientras sus abuelos y abuelas almorzaban en el bar de Sesa. Ahí, algunos se han puesto al día y han recordado viejos tiempos.

 

Tras una nueva reorganización de grupos por edades, se ha proseguido con las actividades de la mañana. En primer lugar, el Colectivo To ha representado la obra de teatro ‘No quiero ir al cole’ para los alumnos que están entre tercero y sexto de primaria. Por otra parte, se ha realizado una exposición infantil sobre ‘la historia de mi vida’. Y, por último, los alumnos han participado en un taller de postales y deseos. Tanto los escolares como los acompañantes han ido rotando por las diferentes actividades.

 

Y, tras una mañana incansable de juegos, historia y mucha diversión, ha llegado el momento de disfrutar de una merecida comida. Con la ayuda del ayuntamiento y de varios vecinos de Sesa, los niños han comido unos deliciosos macarrones y los adultos, una buena caldereta de patatas con carne. Todo ello acompañado de unos postres que han endulzado a cualquiera.

 

Y, con la tripa llena y tras un aplauso a las cocineras y al trabajo de todos, ha llegado la hora de unos villancicos preparados por los niños del CRA, en el que ellos terminan la jornada cantando para sus abuelos mientras los más mayores disfrutan del mejor de los escenarios: sus nietos.