La campaña contra la mosca negra alcanza su ecuador con buenos resultados

Las altas temperaturas y la falta de crecidas complican su control.
Los tratamientos se aplican en los cauces de los ríos y sobre un buen número de barrancos.

Los tratamientos se aplican en los cauces de los ríos y sobre un buen número de barrancos.

 

Durante este mes de julio, se acometerá el cuarto tratamiento de los seis previstos dentro de la campaña de control de la mosca negra desarrollada en Los Monegros. A consecuencia de las altas temperaturas y la falta de crecidas en los ríos, su presencia ha crecido, causando mayores molestias entre la población, según ha explicado la técnica de Monegros Servicios Medioambientales, Ángela Martínez.

 

En Los Monegros los tratamientos se realizan en la totalidad del cauce del río Flumen, en la parte del Guatizalema, aguas arriba de Huerto, y en el Alcanadre, desde aguas arriba de Sariñena hasta Albalatillo, en su confluencia con el Flumen. Además, se actúa en 18 barrancos, desde Peñalba hasta Tardienta. Para el control se utiliza un bioinsecticida, que actúa por ingestión, solo afecta a las larvas y es totalmente inocuo para el resto de seres vivos, tanto acuáticos como terrestres. La dosis de producto se calcula teniendo en cuenta diversos parámetros como el caudal del curso del agua o la turbidez.

 

Para la realización de estos tratamientos, hay cuatro personas formadas en la empresa Monegros Servicios Medioambientales, además de su responsable, Ángela Martínez, quienes realizan una gran labor, que agradece y destaca el consejero comarcal de Medio Ambiente, Valentín Calle.

 

El consejero considera que «el tratamiento contra la mosca negra es muy importante porque su presencia va en aumento, son molestas y su picadura es dolorosa y puede crear reacciones alérgicas». La empresa pública, dependiente de la Comarca, también realiza tratamientos específicos contra las plagas de mosquitos. Y no solo en Los Monegros. De hecho, gracias a su contrastada experiencia y buenos resultados, extiende su acción a otras comarcas. Desde el 2016, actúa en el Bajo Cinca y desde el 2019, también en el Cinca Medio.

 

Una eficacia entre el 95 y el 100%

Los trabajos para el control de la mosca negra constan de tres fases fundamentales. En primer lugar, el monitoreo para el seguimiento de la población larvaria, que informa de la cantidad de larvas y su tamaño. Un dato importante puesto que «cuanto más pequeñas más voraces son, de ahí la importancia, porque al actuar por ingestión interesa que coman lo máximo posible», explica Ángela Martínez. En segundo lugar, se realiza el tratamiento en sí, es decir, la aplicación de la materia activa en el curso del agua, y la tercera fase es de control. «Después de 48 horas de haberse aplicado el tratamiento se comprueba su eficacia, con un segundo muestreo comparativo. La eficacia es muy alta y suele estar entre el 95 y el 100 %», informa Martínez.

 

«Nuestra empresa en 2008, con el apoyo de la Universidad de Zaragoza, fue pionera en Aragón a la hora de realizar un estudio exhaustivo de las poblaciones de simúlidos en la cuenca del río Cinca, llevando a cabo los tratamientos pilotos para poder diseñar un control integral de este insecto. Actualmente, el tratamiento que se realiza en las tres comarcas, Los Monegros, Bajo Cinca y Cinca Medio, abarca más de 200 kilómetros de río (Guatizalema, Flumen, Alcanadre y Cinca). Se trata de un dato importante porque la eficacia de los tratamientos depende en gran parte de su continuidad en los distintos cursos de agua», explica Martínez.

 

Este insecto puede llegar a desplazarse de forma natural hasta 30 kilómetros. Sus hábitats predilectos son los ríos, ya que utilizan las piedras del lecho y la vegetación para depositar sus huevos y desarrollar sus larvas. Sin embargo, ya se ha detectado su presencia en barrancos y cauces como canales de riego, acequias y azarbes. En la mayoría de estos barrancos el caudal es estacional y la intención de Monegros Servicios Medioambientales es ampliar el estudio y localización de focos de cría de mosca negra en estos entornos para controlar mejor sus poblaciones.

 

Precisamente, durante el XX Curso de Entomología de la Universidad de Zaragoza, que tendrá lugar en Grañén del 11 al 15 de julio, uno de los temas que se tratarán es el control de simúlidos. La empresa pública hará una demostración práctica donde enseñará al alumnado las bases en las que se fundamenta este tipo de actuación.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

AGENDA

Del 14 al 20 de agosto

Fiestas en Robres. Actos populares y grandes actuaciones.  Más información

 

Del 12 al 15 de agosto

Fiestas en Castelflorite. Actos para todos los sectores de la población. Más información

 

15, 19, 20 y 21 de agosto

Fiestas en Alberuela de Tubo. Actos de calle, verbenas y cenas populares.