La historia con final feliz de Rubén Molina inspira un concierto solidario en Valfonda de Santa Ana

Tendrá lugar el 8 de junio y reunirá a unos 60 intérpretes de las cinco bandas de música de Los Monegros. Todos los fondos se destinarán a la lucha contra el cáncer infantil.

A la derecha, Rubén Molina, junto a su madre y su hermana, apoyando a los que siguen en la lucha contra el cáncer.

Rubén Molina, de 6 años de edad, encarna la historia de lucha y superación que ha inspirado el gran concierto solidario organizado en la localidad de Valfonda de Santa Ana. Allí, el próximo 8 de junio, a las 18.30 horas, integrantes de las cinco bandas de música que existen en Los Monegros ofrecerán una actuación conjunta, en la que compartirán repertorio y director. Todos los beneficios irán destinados a la lucha contra el cáncer infantil a través de Aspanoa.

 

La batuta de la actividad está en las manos de Idoya Cadenas, que es la presidenta de la asociación A Chuflar a la Vía de Grañén y además, tía del pequeño Rubén Molina, que fue diagnosticado con leucemia linfoblástica aguda y que ha logrado superar la enfermedad. Tras la experiencia vivida, la familia quería devolver una parte del apoyo que les prestó la asociación Aspanoa y para ello, ha ideado este concierto solidario, que se desarrollará en Valfonda de Santa Anda, donde están las raíces familiares del niño.

 

Precisamente, allí pasó una parte de sus vacaciones previas al diagnóstico. «Yo sabía que algo ocurría, ya que estaba constantemente enfermo, pero jamás hubiera imaginado que tenía cáncer. La palabra es aterradora y en especial, cuando la escuchas vinculada a tu hijo», explica la madre del pequeño, Cristina Ropero. Tras un nuevo episodio de fiebre alta, y sin que los antibióticos hicieran efecto, acudió al Hospital San Jorge de Huesca y de allí, el niño fue derivado a través de una ambulancia medicalizada al Miguel Servet en Zaragoza, donde al día siguiente le dieron el diagnóstico. «En concreto, fue el 22 de agosto de 2021», puntualiza su madre, recordando con exactitud la fecha en la que «la vida se me paró de golpe». También lleva la cuenta de los ocho meses que suma en remisión completa, es decir, totalmente curado.

 

Con la pandemia todavía limitando el contacto familiar y social, los padres del niño tuvieron que enfrentar momentos «muy duros» sin poder refugiarse en los brazos de los suyos, lo que hizo que cobrara todavía más sentido la intervención y ayuda prestada por los miembros de Aspanoa. El colectivo está dedicado a atender a los niños y niñas con cáncer de Aragón, apoyar a sus familias y promover la investigación contra el cáncer infantil en la Comunidad.

 

«Acudieron a la habitación y nos tendieron la mano, dándonos recursos y herramientas muy necesarios. Para nosotros, fueron una fuente inagotable de fuerza y aliento; son increíbles», señala Ropero. Para empezar, entre otros, les proporcionaron un cuento a través del que poder explicar a su hijo de 3 años que tenía cáncer así como las pruebas y fases de su enfermedad. «También nos financiaron las comidas de los acompañantes dentro del hospital y además, nos ofrecieron el piso que tienen a cinco minutos andando para aquellos que residimos fuera», señala la madre, «enormemente agradecida» con la ayuda recibida. Ropero enumera además otros de sus servicios, desde el apoyo y atención del psicólogo y la trabajadora social a los voluntarios que acuden al hospital para jugar con los niños y niñas ingresados. Para ellos, el primero tuvo una duración de 20 días.

 

Por suerte, Rubén respondió muy bien a los tratamientos, incluidos los ciclos de quimioterapia, y en la actualidad, vive uno de sus momentos más felices, ya que por fin ha podido ir al colegio y relacionarse con normalidad y sin miedos con otros niños.

 

«A través de este concierto, queremos agradecer el trabajo de Aspanoa y, al mismo tiempo, dar visibilidad a la gran labor que desarrollan, apoyando a los niños y las familias así como impulsando diferentes proyectos de investigación, que son fundamentales para que cada vez sean más los finales felices, es decir, los niños y niñas que tengan la oportunidad de superar la enfermedad. Nosotros lo conseguimos, pero perdimos a cinco amigos en el camino», señala Ropero. También espera que la actividad sirva para concienciar a la población sobre la importancia de continuar con las donaciones de sangre y médula, que juegan un papel fundamental en el desarrollo de los tratamientos.

Idoya Cadenas, una de las promotoras de la actividad, es la presidenta de la banda de música de Grañén.

Más de 60 músicos sobre el escenario

Para la celebración del concierto, será necesario ampliar el escenario del salón social de Valfonda de Santa Ana, ya que está previsto que participen alrededor de 60 músicos procedentes de las cinco bandas existentes en Los Monegros: Grañén, Sariñena, Tardienta, Leciñena y La Almolda. A ellos, se unirán además otros intérpretes de la zona que desean sumarse a este fin solidario.

 

Todos ellos han recibido ya el repertorio conjunto, que incluye piezas muy reconocibles, de la famosa ‘Sierra de Luna’ a un popurrí del Dúo Dinámico. Por la mañana, realizarán su primer ensayo conjunto a las órdenes del director de las bandas de Tardienta y Grañén, Gerardo López. «Para nosotros, es un gran reto musical, ya que nunca hemos tocado juntos y por lo tanto, tendremos que adaptarnos en un tiempo récord, lo que esperamos conseguir gracias al trabajo previo que hemos realizado y a la enorme ilusión con la que acudimos», indica la presidenta de la banda de música de la asociación A chuflar a la Vía de Grañén, Idoya Cadenas. A ella, se le ocurrió la idea de hacer un concierto solidario a favor de Aspanoa, después de conocer el apoyo que le brindó a su familia, y después, Gerardo López fue el que instó a la formación a dar un paso más y reunir a las cinco bandas monegrinas.

 

La entrada al concierto será gratuita. Para colaborar, los asistentes podrán realizar donativos a través de las huchas instaladas o directamente, adquirir algunos de los productos que ofrecerá en su stand Aspanoa. También se desarrollarán varias rifas, con decenas de productos donados por comercios y empresas, y además, como colofón, habrá bocadillos solidarios.

 

La familia del pequeño se muestra muy agradecida con la respuesta de los diferentes establecimientos así como con las donaciones ya recibidas y en especial, con todo el apoyo que ya han ido recibiendo durante los dos años de lucha contra el cáncer.