‘Monegros no pierdas tu tren’ elevará sus reivindicaciones a la Comisión de Transportes del Congreso

El colectivo ha cumplido este domingo con su concentración número 38 en la estación de Grañén.

Los asistentes han vuelto a mostrar carteles con el nombre de las localidades del entorno.

Apostados en grupo junto a la vía y con carteles con los nombres de las localidades del entorno, los vecinos y vecinas de Grañén ha cumplido este domingo con su concentración número 38 de la mano de la plataforma ‘Monegros no pierdas tu tren’. El colectivo se mantiene firme en sus acciones y objetivos, insistiendo en sus dos principales reivindicaciones: la recuperación del servicio entre Binéfar y Lérida y la conexión directa entre Zaragoza y Barcelona, con paradas en Monegros, Monzón y Binéfar, a través de la fusión de dos regionales que ya funcionan, ahorrando tiempo y costes.

 

El portavoz de la plataforma ‘Monegros no pierdas tu tren’, Raúl Rivarés, ha anunciado este domingo su intención de dirigirse a la Comisión de Transportes del Congreso de los Diputados, después de conocer a través de los medios de comunicación que las reivindicaciones que elevará el diputado de Sumar, Jorge Pueyo, «obvian» las peticiones del colectivo ciudadano. «A lo largo de esta semana, vamos a intentar hablar con personal de la Comisión de Transportes con el fin de que incorporen estas dos peticiones ciudadanas en una posible resolución», ha indicado Rivarés.

 

Las concentraciones de la plataforma ‘Monegros no pierdas tu tren’ tienen lugar cada primer domingo del mes, coincidiendo con el paso del tren procedente de Zaragoza y que tiene parada en la localidad de Grañén. El inicio de las movilizaciones se produjo con el fin de recuperar los servicios perdidos durante la pandemia. De forma paralela, el colectivo sigue llamando a la puerta de las diferentes instituciones, sirviendo de altavoz a las reivindicaciones ciudadanas y buscando alianzas para ver cumplidas sus aspiraciones. También va un paso más allá dando soluciones viables a las dificultades con las que deben lidiar los usuarios del tren convencional.